Recordando a Chester Bennington a dos años de su muerte.

0
265
Fuente: Google

Por Roxy

Facebook Yo soy Rockxy / Instagram Rockxycomunicando

Tienen un talento excepcional, son admirados, su música es escuchada alrededor del mundo, millonarios y tienen todo lo que un mortal desearía; sin embargo muchos de ellos prefieren quitarse la vida. Y es aquí donde nos preguntamos ¿cómo se pueden quitar la vida si lo tienen todo?

Un día como hoy pero del 2017 los medios de comunicación anunciaban la muerte de Chester Bennington, vocalista de la banda Linkin Park, a muchos nos sorprendió esta noticia, Chester estaba preparando su gira con el grupo y todo aparentemente era perfecto. Los resultados de la autopsia revelaron que solo tenía “una pequeña cantidad de alcohol” en su organismo y no se encontró ningún tipo de droga, según sus amigos Chester habría estado sobrio los últimos 6 meses; sin embargo Bennington se ahorcó en su casa de Palos Verdes, en Los Ángeles, mismo día que coincidía con el cumpleaños de su partner musical Chris Cornell.

Chris Cornell líder de la banda Soundgarden murió a los 52 años a causa de suicidio por ahorcamiento el 18 de mayo del 2017, dos meses antes de la muerte de Chester. Y así repentinamente sin más ni menos se nos fueron dos grandes figuras de la música.

Es bien sabido que tanto Chester como Chris tenían problemas de depresión, Chester comenzó a consumir drogas a los 11 años, fue abusado sexualmente e intento suicidarse varias veces. La mayoría de las letras de sus canciones son un grito de sufrimiento, dolor, angustia y depresión.

“Arrastrándose en mi piel, estas heridas no sanarán. Hay algo dentro de mí que me tira por debajo de la superficie. Esta falta de auto control que temo no termine nunca” canción Crawling de Linkin Park.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) cerca de 800 000 personas se suicidan cada año, la ingestión de plaguicidas, el ahorcamiento y las armas de fuego son los métodos más comunes de suicidio en todo el mundo.

La OMS estima que para el 2020 el número de defunciones por suicidio crecerá un 50% y alcanzará un millón y medio de muertes al año, estimándose que por cada uno de ellos lo intentarán además entre 15 y 20 personas.

Recientemente hay una ola de suicidios no solo en músicos, también en celebridades de otro ramo, como no recordar al chef Anthony Bourdain que se suicidó en Paris a los 61 años y la diseñadora de moda estadounidense Kate Spade, fue hallada muerta en su lujoso apartamento de New York, la causa, ahorcamiento con una bufanda roja. La mayoría de estos suicidios tiene un detonante en común; la depresión.

El portal Mental Health America define a la depresión como una enfermedad grave y común que nos afecta física y mentalmente en nuestro modo de sentir y de pensar. La depresión nos puede provocar deseos de alejarnos de nuestra familia, amigos, trabajo, y escuela. Puede además causarnos ansiedad, pérdida del sueño, del apetito, y falta de interés o placer en realizar diferentes actividades.

“La depresión es algo que la gente debe tomar en serio y hay un estigma unido a ella”, dijo el exbaterista de Nirvana y líder de los Foo Fighters, Dave Grohl.

La depresión no es un problema solo de famosos, afecta a millones de personas, pero en el mundo de las celebridades el tema toma un giro diferente, primero son personas reconocidas mundialmente, prácticamente lo tiene todo en la vida y se idealizan como seres humanos perfectos.

Para muchos famosos es solo una ilusión, imagínense lidiar con la presión constante de ser perfecto, esconder tus emociones frente a una cámara, y sonreír cuando por dentro te invade la tristeza, llegar solo a tu cuarto de hotel y como lo decía Janis Joplin “en el escenario le hago el amor a 25000 personas diferentes. Luego me voy sola a casa”.

Matt Haig es escritor del libro “Apuntes sobre un Planeta Estresado” y sostiene que es este mundo nervioso y rápido en el que vivimos el que crea individuos nerviosos, al límite. Estamos más conectados que nunca y sin embargo nunca hemos estado más solos, sin tiempo para reflexionar ni resetear nuestras mentes.

Podemos atribuirle al suicidio muchas causas, pero lo importante es detectar las señales de alerta, la depresión no tiene cara, la última imagen que tuvimos de Chester era un padre feliz acompañado de sus hijos, Cornell se encontraba en una gira exitosa y terminó suicidándose en su cuarto de hotel de Detroit.

Donde quieran que estén, su música y legado, vivirán por siempre y por parte de todos los que seguimos deleitándonos con sus canciones y cantándolas a todo pulmón, Gracias.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here